El evento se convierte en campaña

¿Es el evento una experiencia limitada a un espacio y un tiempo? ¿Generador de contenido que alimenta toda una campaña? ¿Es el principio, o la catarsis de la misma? ¿O solo un efectivo recurso entre diversas acciones? Puede ser todo eso. Ahora imagínate el evento como una especie de supernova que explota en cientos de partículas de energía y se convierte al mismo tiempo en el ‘qué’ y en el ‘porqué’. Esta tendencia basada en la maximización del pathos (la capacidad de provocar una reacción) del evento se ha disparado con la pandemia, y se suceden los casos de éxito en los que la estrategia de la marca es situar el evento en el centro…